Buscador

Translate it !

viernes, 5 de octubre de 2012

...

JÓVENES ESPAÑOLES POR EL MUNDO


No se van en trenes con maletas de cartón pero llevan sus bienes más preciados: un portátil, un móvil de última generación regalado por un familiar o conseguido a base de una lucha de puntos sin cuartel. Suelen tomar un vuelo de bajo coste, cazado pacientemente en las redes de Internet. Se van a hacer un máster, o han logrado una mal llamada beca Erasmus que costará a la familia la mitad de sus ahorros. Otras veces van a hacer de au-pair, de auxiliar de conversación, o a cualquier trabajo temporal. La familia va a despedirlos a la puerta de embarque y mientras se alejan disimularán unos su pena y otros su incipiente desamparo. "Es por poco tiempo -se dicen-. Dominarán el idioma, conocerán mundo... Regresarán en pocos meses".

Hasta hace poco era un privilegio de los nuevos tiempos que les permitía gozar de una libertad sin límites, de un mundo sin fronteras, de una capacidad casiinfinita de aprendizaje... Hasta que llegó la crisis y la maleta pareció distinta, la espera en la fila de embarque más embarazosa, la despedida más triste y el fantasma de la ausencia definitiva más cercano.
  
No. No llevan maletas de cartón, ni hay aglomeraciones en el andén de la despedida. No se marchan en grupo, sino uno a uno. Aparentemente nada les obliga. Ha sido una cadena invisible de acontecimientos. Estuvieron allí hace unos años, o tienen una amiga que les ha informado de que puede encontrar algún trabajo con facilidad. No pagarán mucho, eso es seguro, pero podrán ganarse la vida con cierta facilidad... A fin de cuentas aquí no hay nada.

Y se marchan poco a poco, sin alboroto alguno. Un goteo incesante de savia nueva que sale sin ruido de nuestro país, desmintiendo la vieja quimera de que la historia es un caudal continuo de mejoras.

No hay estadísticas oficiales sobre ellos. Nadie sabe cuántos son ni adonde se dirigen. No se agrupan bajo el nombre oficial de emigrantes. Son, más bien, una microhistoria que se cuenta entre amigos y familiares. "Mi hija está en Berlín", "se ha marchado a Montpellier", "se fue a Dubai" son frases que escuchamos sin reparar en el significado exacto que comportan. Escapan a las estadísticas de la emigración porque suelen tener un nivel alto de estudios y no se corresponden con el perfil típico de lo que pensamos que es un emigrante.
Quizá en las cuentas oficiales figuren como residentes en el extranjero, pero deberían aparecer como nuevos exiliados producto de la ceguera de nuestro país.

En los tiempos de crisis que detallan cada euro gastado nadie computa los centenares de miles de euros empleados en su formación y regalados a empresarios de más allá de nuestras fronteras con una torpeza sin límites, con una ignorancia sin parangón. Menos aún se cuantifican el esfuerzo de sus familias, las ilusiones perdidas y sus sueños rotos en mil pedazos.

No llevan maletas de cartón, pero componen un nuevo éxodo que azota especialmente a Andalucía, que dispersa a nuestros jóvenes por toda Europa y gran parte del mundo, que nos priva de su saber, de su aportación y de su compañía. Pero, aparentemente nadie se escandaliza por esta fuga de cerebros, lenta pero inexorable, que nos privará de muchos de nuestros mejores talentos. Nadie protesta por esta nueva oleada de exiliados que son una acusación silenciosa del fracaso y de engaño. Se van en silencio por el túnel de embarque en el que les alcanzará la melancolía por la pérdida temprana de su tierra.

No son, como dicen, una generación perdida para ellos mismos. No son los socorridos ni-nis que sirven para culpar a la juventud de su falta de empleo. Son una generación perdida para nuestro país y para nuestro futuro. Un tremendo error que pagaremos muy caro en forma de atraso, de empobrecimiento intelectual y técnico. Aunque todavía no lo sepamos

Concha Caballero.



13 comentarios:

  1. Mangífico el artículo. No te falta razón.

    Un saludo,

    Víctor.

    ResponderEliminar
  2. Uno de 22 años que, sin poder subsistir estando independizado, se ve así en el futuro...pena que el FP por muy superior que lleve de apellido no se vea demasiado bien en el extranjero.

    Por cierto, a Holanda apunto yo, gran artículo.

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo! totalmente de acuerdo, es una situación muy lamentable

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo.
    Aquí una manchega de 19 años que tras ser expulsada de la universidad no encuentra otra salida que no sea emigrar. Por tanto, si todo sale como esta planeado el mes que viene estaré en tierras británicas.
    Es indignante que el Estado español permita esta "fuga de cerebros" y que la gente con dos deditos de frente nos tengamos que marchar. Y así es como en España solo quedaran esos ni-nis que no dan palo al agua.
    Esto no es movilidad exterior ni espiritu aventurero!! como dicen nuestros politicos.

    ResponderEliminar
  5. Uauuu! La piel de gallina por tantas verdades como puños! És triste como el consejo "estudia y tendras trabajo" ha perdido todo significado...

    De Una exiliada emocionada con el articulo.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo , ahora lo de estudia para tener un trabajo no es aplicable en España, son unos valientes , como lo fueron nuestros abuelos, aunque las circunstancias sean diferentes , un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gran artículo!! Verdades como puños, pero se te ha olvidado el consejo que nos dan nuestros padres y abuelos, aquel que dice... "Estudia que llegarás lejos" y algunos llegamos a países insospechados porque aquí no tenemos ni para empezar. Es una pena que un país como España deje salir tan a la ligera a jóvenes talentos que se han gastado una millonada en ser alguien de provecho y que países de fuera se aprovechen de las cualidades que tenemos. Así nos crece el pelo.

    ResponderEliminar
  8. Aquí una q se ha ido a Francia y con carrera y máster, y que no solo se ha ido, no piensa volver. España un gran país a donde iré a gastar mi dinero en vacaciones, pero al que no volveré porque nunca perdonare hacerme sentir una fracasada con 24 años.
    Gran articulo

    ResponderEliminar
  9. A demasiados kilómetros de casa supongo soy una mas de estas voces, triste realidad.
    Gran artículo, enhorabuena Concha. Enhorabuena a todos aquellos que nos marchamos, ellos nunca sabrán que perdieron, nosotros en cambio si sabremos cuanto hemos ganado

    ResponderEliminar
  10. No solo se va la gente con carrera,he de decir que también se va la gente sin estudios porque no tienen puestos de trabajo,los cuales antes desempeñaban si eres Dependienta ahora tu puesto lo tiene alguien con carrera y da igual que tengas años de experiencia.Aquí no solo sufre el que tiene carrera sufren todos por no tener absolutamente nada.Ni los que estudian que es una pena porque deberían ejercer lo que les ha costado y los que no estudian por x motivo ya sea no poder avanzar ,alimentar a sus hijos...Es muy buen artículo,pero emigrantes somos todos desde la hija de la vecina que se va a trabajar,pasando por los jóvenes con carreras y terminando en la misma familia que sufre las consecuencias de la mala política de España.Ánimo a todos.España se lo pierde

    ResponderEliminar
  11. Toda la razón, nada mas y nada menos que la realidad. Después de 2 años y medio fuera de España,tengo 0 ganas de volver a ese que llaman "mi país"... que a mi nada me ha dado. Lo que me queda allí es mi familia y un puñado de buenos amigos, porque ya siento que mi hogar esta aquí. Y mi familia no se viene conmigo por el idioma, porque ellos estarían encantados de salir de España.

    Laura, 24 años, de Murcia a Irlanda.

    ResponderEliminar
  12. Lo de siempre...ayudar a los vagos, ya que como dice la palabra...los espabilados se espabilan!

    ResponderEliminar
  13. Tengo 17 años empiezo 2 de Bachiller , estudiare o piloto o ingenieria informatica y ya quiero emigrar ,de mi promocion(98) todos los que estudiamos ya estamos buscando becas en universidades europeas , este es nuestro futuro .

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...